Siegfried Zademack, Antiguas Técnicas Alquimistas al Servicio de la Fantasías

Siegfried Zademack, Antiguas Técnicas Alquimistas al Servicio de la Fantasías


Siegfried Zademack es un artista nacido en la ciudad de Bremen, Alemania el 24 de diciembre del año 1952. Es artista independiente desde 1980. Antes que Zademack comenzara a a pintar, había imágenes en su cabeza que no podía plasmar en un lienzo porque carecía de los conocimientos necesarios. Por lo cual emprende una visita a corto plazo a una academia de arte, lo que lo convenció de que allí no podía llegar a conseguir lo que quería. Así fue que emprendió el difícil camino del autodidacta, visitando museos y galerías, para sumergirse en las técnicas de los viejos maestros, aconsejado probablemente por uno o dos profesores, sumado al su conocimiento desarrollado sobre los colores, pigmentos, las transiciones, mezclas de disolventes tales como los usados por los alquimistas.


Las pinturas surrealistas del visionario Zademack hacen de los recipientes una maravilla. La disposición de sus pensamientos pictóricos, es inmensamente superior a una reproducción realista. Sus cuadros permiten al espectador deslizarse en dimensiones metafísicas, entre la ironía humorística y la profundidad insondable de las almas del los seres humanos. Las fuentes semánticas de su arte son igualmente pasado y el presente. Sus verdaderos maestros fueron los maestros del Renacimiento Tardío, hasta los manieristas, por lo que la sintaxis de su trabajo es completamente determinada por el de los maestros clásicos. Lo asombroso es que, adopta para sus invenciones pictóricas propias, una técnica perfecta, aunque esto es indispensable, a juicio de su objetivos.


Sus inventos son claramente figuras esculpidas, pero su iconología supone un considerable conocimiento de la historia del arte y la política.  En algunas de sus citas pictóricas, se detecta la diferencia con el planteamiento surrealista: Es el punto de vista histórico, que ha sido posible y este es el aspecto que hoy en periodos manierista. Descartes había visto esto sin hacer un tema de ella: "est fabula mundus", el mundo es una gran fábula, una historia interminable en la que estamos enredados para siempre.


Si vivimos de, historias, no hay fronteras entre los períodos, porque la historia es entonces el presente, y todo lo que hacemos ahora es ya, el futuro. Este es el enlace al que Zademack hace referencia en su obra titulada "Madonna Boltraffio" y el estilo de vida americano, que no hace distinción de los clásicos y Coca Cola. Si estas interesado en conocer con mas detalles la obra de este artista, visita su Web

0 comentarios :