Ruslán Galasov, Acérrimo Exponente del Arte Ruso Contemporáneo

Ruslán Galasov, Acérrimo Exponente del Arte Ruso Contemporáneo


Ruslán Galasov es un artista nacido en la ciudad de Osetia del Norte, 1940, Rusia. Pintor, escritor y periodista, vive en España desde el año 1991. Publicó cinco libros, entre ellos una antología de cuentos bilingüe en ruso y español (Editorial Atenea, Madrid). Su relato "Sed" fue finalista en el concurso internacional literario "Jorge Luis Borges" (Los Angeles, USA, 1999). A su vez, su relato "La Trampa" fue finalista del IV Concurso Literario InternacionalAngel Ganivet”, Helsinki, 2010. Actualmente se encuentra inmerso en la publicación de 70 retratos literarios de los pintores más trascendentales de Rusia y Osetia. Empezó a pintar a finales de los años 80. Sus exposiciones individuales tuvieron lugar en Rusia, Finlandia, Francia y España. En España ha expuesto desde 1992 en más de 20 galerías y salas, entre otros en el Centro Cultural Príncipe de Asturias, (Madrid), Galería Amador de los Ríos (Madrid) y la Sala Cultural de la Universidad de Granada.Su obra ha obtenido diversos premios, entre los cuales cabe destacar la Medalla de Bronce de Pintura en el Salón Internacional de Invierno VII (Barcelona, 2006).



"No es habitual descubrir en la materia pictórica hallazgos casuales del calibre que hemos podido admirar en la muestra del pintor caucásico Ruslán", dejó dicho sobre la obra de Galasov, el filósofo y escritor Fernando Savater. Este artista muestra la confluencia de culturas, la española y la rusa, tan diferenciadas pero con al menos un punto en común, la utilización de la pintura para mostrar los sentimientos. Esos sentimientos son plasmados por Ruslán Galasov a través de personajes con un cierto aire de melancolía pero realmente fuertes, en los que se ven esos aspectos de mestizaje de culturas, personajes reales cuyos rostros transmiten perfectamente los sentimientos. 


Sus lienzos recogen la tradición profunda de la escuela del primer Malévich y de Marc Chagall, que no es otra que la de la tradición rusa, en la que el colorido de los cuadros acoge el del folklore del país que es un estallido cromático sin límites, convirtiéndose así, Ruslan Galasov, en el mejor exponente actual de la tradición artística rusa que une en la pintura la nostalgia transmitida por generaciones y la fuerza del color. Sus personajes son estados de ánimo, viajan a través de las circunstancias, son estilizados, de rasgos sugerentes, atractivos, de firmeza probada, de gran elevación espiritual, formulando un gran discurso específico. El artista describe a sus personajes a través del vestido interior, relatando sus vidas con los paisajes de fondo. Unos paisajes que son el acompañamiento del alma sutil, de la propia efervescencia energética que la conforma, de la dialéctica de la indicación de los derroteros de la elipsis de la poética que les da coherencia. 


Los protagonistas de sus obras son el resultado de la probada trascendencia de los espíritus que los animan. Muestra parejas jóvenes de enamorados, campesinos, mujeres que esperan, otras que miran, piensan, meditan en una gran incardinación de instantes. Se trata de personajes que parecen obtenidos de una novela del siglo XIX, otros son producto de la imaginación del artista, ataviados con trajes típicos, también los hay surgidos a partir de una fusión de conceptos tales como moda y tradición. Inventa personajes para encuadrarlos en ambientes campesinos, o bien posicionarlos en plena naturaleza. Domina el ambiente tranquilo, producto de la serenidad de los momentos, de los instantes que surgen de la propia idiosincrasia de los lugares que selecciona.



0 comentarios :