Michael Wilkinson, Extraordinario Romanticismo Acrílico

Michael Wilkinson, Extraordinario Romanticismo Acrílico


Michael Wilkinson nació y se crió en el norte de California. Desde sus primeros años, su aptitud para el arte atrajo una atención especial a sus allegados. Fue seleccionado como uno de los estudiantes de su clase de la escuela secundaria para ser admitido en un programa de arte, donde recibió instrucción privada en la teoría del arte y la aplicación.  Es el escultor figurativo preeminente  de estos tiempos, en cuanto a trabajos en acrílico. Es representado en colecciones privadas y corporativas (con miles de coleccionistas en el mundo) ya que ha creado un cuerpo de trabajo reconocido por su belleza y atractivo universal. Su arte, gira alrededor de la tradición clásica y romántica influenciado por la estética japonesa y es, sin lugar a dudas, un gran talento contemporáneo.


Se graduó de la escuela secundaria casi en la misma época en que sucedió la guerra de Vietnam, al poco tiempo, se unió a la Fuerza Aérea donde fue asignado a Tokio, Japón, como ilustrador. Alli descubrió y estudió pintura con cepillo de Sumi-e, la arquitectura y la caligrafía japonesa. La elegancia y la armonía simple de la estética japonesa provocó una impresión en el joven artista que se convertiría en parte integral de su sensibilidad estética. Después de haber recibido un licenciamiento honorable de las fuerzas armadas, Wilkinson obtuvo una licenciatura en ingeniería arquitectónica en la Universidad Estatal de California en San Luis Obispo. Se mudó a Carmel, California, donde trabajó brevemente para el arquitecto, Olof Dahlstrand, y realizaba sus esculturas en su taller por las noches. En 1979 se tomó un largo viaje a Europa, estudiando las obras de los grandes maestros de la antigua Grecia y el Renacimiento. A su regreso, se trasladó a Nueva York, estudió en la Art Students League y The New York Academy of Art, y empezó a trabajar de forma seria, como un escultor. 

En 1982 había creado una colección de esculturas en bronce. Retrató parte de la comisión de su trabajo mientras continuaba la construcción de su colección de bronce. En 1984 descubrió el acrílico transparente, encontrando en sus propiedades ópticas, nuevas posibilidades para el transporte de las ideas centrales de su arte. Desde el momento en que se dió cuenta que el acrílico le ofrecía una nueva oportunidad para la expresión artística y filosófica, ha habido una progresión no sólo en su arte, sino también en la aceptación de este material. Ahora ha posicionado al acrílico al nivel del bronce de colección y sus esculturas son dignas de un museo.


El Salmagundi Club de Nueva York lo invitó para juzgar las entradas de la escultura en el programa anual con jurado. Ha dictado conferencias sobre su filosofía de la escultura, la técnica y la estética. Más recientemente, ofreció una conferencia reconocimiento de la escultura en el Museo de Arte Metropolitano de Nueva York.  Con shows internacionales y numerosas exposiciones en galerías individuales, en dos décadas, Michael Wilkinson se ha convertido en uno de los escultores más destacados de nuestro tiempo, creando obras bellas y poderosas. Sus temas son eternos, dándole una nueva interpretación de su visión única a los medios de expresión. Si estas interesado en conocer con mas detalles la obra de este artista, visita su Web


0 comentarios :