Luis Álvarez Catalá, De Retratista a Director del Museo del Prado

Luis Álvarez Catalá, De Retratista a Director del Museo del Prado


Luis Álvarez Catalá es un artista nacido en la ciudad de Madrid, España en el año 1836. Fue un retratista y pintor, que se desempeñó como director del Museo Nacional del Prado entre 1898 y 1901. Nació en una familia asturiana del Monasterio de Hermo (Cangas de Narcea), aldea en la que pasó gran parte de su infancia y temporadas veraniegas. Después de cursar estudios en Oviedo, se trasladó a Madrid donde estudió en la Escuela Especial de Pintura, Escultura y Grabado de Madrid, donde fue discípulo de Federico Madrazo en la Escuela de San Fernando. En 1857, viajó pensionado a Roma con artistas tales como Rosales, Palmaroli y Dióscoro Puebla, y donde se dio a conocer con su obra, El sueño de Calpurnia que ganó medalla de mérito en la Exposición de Florencia en 1861. Con la misma obra obtuvo segunda medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de España en el año 1862. 


La reina adquirió la obra y su pensión fue prolongada por tres años. Unido a su larga permanencia en Roma (interrumpida por breves retornos a Madrid, como el de 1866 /1867) en la capital italiana, donde incluso contrae matrimonio, hasta su regreso definitivo en 1894. En 1867 concurrió a la Exposición Nacional con las obras, Doña Isabel la Católica en la Cartuja de Burgos y El Cardenal Penitenciario en San Juan, obteniendo segunda medalla por la primera obra. En 1872 pintó en Roma, El embarque del Rey Amadeo en Spezzia. Participó en algunas exposiciones de pintura, donde ganó premios en 1889. En 1890, ya en España y de vuelta en Madrid concurre al Certamen Nacional de Bellas Artes, obteniendo primera medalla con, La silla de Felipe II en el Escorial, obra que ganó también medalla de oro en la ciudad de Berlín al año siguiente.


Álvarez Catalá, fue sobre todo un pintor romántico, que se inspiró en los temas de historia para realizar sus cuadros. No tuvo mucho prestigio como pintor, pero sí como retratista, denotandose esta labor en la reina regente, doña María Cristina y del rey niño Alfonso XIII. Trabó amistad con la reina regente María Cristina de Habsburgo-Lorena, por lo que sólo eso justificaba su nombramiento como director del Museo del Prado. Accediendo al cargo con la dimisión de Francisco Pradilla el 29 de julio de 1898 y prolongándose en el puesto hasta su propio fallecimiento el 4 de octubre de 1901.


Durante su mandato al frente del Museo del Prado se hicieron varias donaciones, especialmente de Goya, y llegó al museo La familia del infante don Luis de Borbón. En 1899 se creó, asimismo, el Catálogo ilustrado de la sala de Velázquez. En su obra, y principalmente la costumbrista, hizo gala de buena caracterización de tipos y vestimentas. En la última etapa de su vida pintó numerosos motivos asturianos. En el Museo de Bellas Artes de Asturias se puede ver El Filandón, cuadro de costumbres asturianas pintado con virtuoso preciosismo. Fue uno de los pintores españoles del siglo XIX más galardonados en el extranjero.