Helmut Ditsch, Paralizante Hipperealismo Naturalista

Helmut Ditsch, Paralizante Hipperealismo Naturalista


Helmut Ditsch es un artista nacido en la ciudad de Villa Ballester, Buenos Aires, Argentina en 1962. Actualmente, es el pintor más cotizado de su país. Sus obras, únicas en su estilo, se inspiran en inconmensurables puntos extremos de la naturaleza y son elaboradas sobre lienzos que alcanzan dimensiones monumentales. Durante su niñez comenzó a relacionarse con la pintura de manera plenamente autodidacta. Sin embargo, la temprana muerte de su madre marcó su existencia y se convirtió en un momento determinante, también, para su trabajo artístico. Su primer vínculo con las bellas artes se produjo recién en 1988, cuando su bagaje artístico le permitió ingresar en la Academia de Bellas Artes de Viena, de donde egresó con las más altas distinciones. Su principal objetivo allí fue estudiar las técnicas de los grandes maestros de la pintura universal, entre ellos, Caspar David Friedrich y Vermeer Van Delft.


A su vez, durante su adolescencia, se fue desarrollando también como montañista extremo, intentando encontrar en las altas cumbres y en los contextos naturales límites, respuestas a las vicisitudes de sus traumáticos primeros años de vida. Precisamente, la conjunción de su experiencia autobiográfica con las vivencias en una naturaleza extrema, y su posterior traducción sobre el lienzo, resultó decisiva para la primera etapa de producción artística. Marcado por Nietzsche y su forma vitalista de entender el arte, así como por la filosofía existencialista de Heidegger, Ditsch contempla como una unidad su propia vida y su reflexión pictórica. En acción, Helmut Ditsch determina el ámbito natural que llevará a la tela, para luego comenzar a interactuar con la naturaleza: Alcanza por sus propios medios la zona y permanece allí, frente a su escenario, durante jornadas completas captando la esencia y las características propias del lugar.


Los críticos definen que sólo mediante la reflexión y el trabajo a fondo de las percepciones, se alcanza ese impacto sublime que produce la obra de Ditsch. Justamente, la identificación de su arte siempre ha sido también motivo de polémicas para los especialistas. Han intentado referenciarlo dentro del hiperrealismo, sin embargo, actualmente, en Europa, comenzaron a denominar a su obra “Realismo Posmediático”, aduciendo a que la obra de Ditsch no se somete a ninguna concepción pictórica, ni naturalista, ni realista, sino que nace de la contemplación espiritual y visual de la naturaleza. La naturaleza mediatizada y su consecuencia, la naturaleza como concepción paisajistica, plantean a Ditsch el reto de llegar hasta una mirada postmediática a través de la pintura. Su idiosincrasia artístico-pictórica se basa en la voluntad y convencimiento de que también en un mundo mediatizado es posible traducir experiencias auténticas que permitan al espectador participar de esa autenticidad.


En los años noventa, instalado oficialmente en Viena, su carrera artística cobró una dinámica que no se detuvo. En 1997 ya era considerado uno de los artista jóvenes más exitosos y, dos años más tarde, llegó su consagración con la obra “La Cordillera”, adquirida por el OeNB (Banco Central de Austria) en una cifra récord para un artista plástico argentino actual. En el año 2000 instaló su atelier en Irlanda, completando en 2005, el ciclo “Grandes Temas Naturales” (que hasta ese momento abarcaba desiertos, montañas y hielos) con la obra “El Mar”, inspirada en el océano Atlántico. En el 2001, realizó su primera gran presentación ante el público argentino, en el Museo Nacional de Bellas Artes, congregando a más de 100 mil personas durante aquella memorable exposición unipersonal. El fenómeno social se repitió en 2006, cuando fue invitado a participar en forma exclusiva de la transcendental Ferial Internacional del Libro de Buenos Aires, donde el interminable caudal de público superó todos las proyecciones previstas para la muestra.


Paralelamente su caudal artístico comenzó a recorrer diversas vertientes creativas, incluyendo concepciones como el diseño automotor, de indumentaria, la composición musical y la elaboración de vinos de alta gama. También, proyecta fundar un espacio académico dedicado al pensamiento filosófico, conjungando todas estas iniciativas bajo el concepto “Helmut Ditsch ArtFactory”. En agosto de 2010, Ditsch batió el récord histórico de cotización para una obra de arte producida por un artista argentino: "Mar II" -perteneciente a su colección privada- fue vendida a una desarrolladora inmobiliaria de Andalucía, España, por 865.000 US$, superando a "Desocupados" de Antonio Berni En noviembre de 2010, Helmut Ditsch decidió iniciar una muestra itinerante por distintos puntos de su país de nacimiento con algunas de sus obras más emblemáticas. La primera etapa de esta gira se inició en las ciudades de Santa Fe, Paraná y Rosario, continuando en sedes sucesivas durante las temporadas 2011 y 2012. Si estás interesado en conocer con más detalles la obra de este artista, visita su Web


0 comentarios :