Uldis Zarins, Realismo en Arena

Uldis Zarins, Realismo en Arena



Uldis Zarins es un artista nacido en la ciudad de Riga, Letonia, República Socialista Soviética en el año 1976. Desde su infancia, pudo darse cuenta que era completamente diferente de otros niños. En la escuela, se sentaba en el último banco y copiaba todo lo que veía a su alrededor, alentado en parte por el profesor. Nunca tuvo una idea clara de lo que quería hacer, pero pronto comprendió que el trabajo, la educación y el aprendizaje serían elementos fundamentales en su vida. Trabajar sólo por dinero o simplemente porque tenía que hacerlo, lo aburría. A la edad de 17 años ya se había convertido en un carpintero calificado, trabajaba en una fábrica de construcción, e incluso como un repartidor de periódicos.


Entonces decidió que tenía que estudiar y escribía en un papel todas las profesiones que le gustaría hacer, y desechó todo aquello que parecía inalcanzable o imposible. Por lo que eligió el arte. Al principio se sentía incómodo con esto, ya que es común pensar que el arte es realmente una profesión muy difícil donde tener éxito. Sin embargo, había un ambiente cada vez mayor de artistas que se estaban convirtiendo en exitosos, y no todas sus obras eran de buena calidad. En los primeros días necesitó una base en educación artística. Se presentó a la Escuela de Artes Aplicadas de Riga para un curso de cinco años y se especializó en escultura. Esta escuela antigua y de prestigio clásico se concentró en las tradiciones artísticas, con un método de enseñanza muy fuerte.


También asistió a clases nocturnas para aprender a dibujar y pintar. A los 19 años de edad, estaba rodeado de colegas más jóvenes que no sabían lo que querían hacer. La mitad del curso se componía de historia del arte y teoría, la otra mitad era dedicada a la educación del arte clásico con un enfoque en la escultura pre Siglo XX. Durante este período, Uldis conoció a un escultor conocido como Janis Barda quien le abrió los ojos y lo invito a trabajar en su estudio. Después del verano, cuando volvió a la escuela, hacer réplicas de esculturas clásicas de repente le resultaba tan fácil, que su mente ya no luchaba con problemas de plástico. 


"Me he dado cuenta que en este poco tiempo que tengo en el hielo y la arena, he creado tantas esculturas monumentales que he sobrepasado a los escultores que crean con materiales convencionales de una vida. Tengo el placer de ser capaz de ganarme la vida con creatividad y tener la oportunidad de desarrollarme, dando la bienvenida a proyectos basados en la figura humana y la arquitectura. Me gustaría ver la arena y la escultura de hielo convertidas en una parte integral de la cultura artística en Letonia. Es entretenida, y ofrece el ágape para hablar de temas serios y complejos. Tengo mucho que hacer ahora. Estoy feliz de encontrarme a mí mismo un artista" Si estás interesado en conocer con más detalles la obra de este artista, visita su Web