Javier Marín, Bellas Perturbaciones de Poliéster

Javier Marín, Bellas Perturbaciones de Poliéster


Javier Marín es un escultor nacido en la ciudad de Uruapan Michoacán, México, en el año 1962. De 1980 a 1983 estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM (Academia de San Carlos) en la Ciudad de México, donde actualmente reside y trabaja. En sus primeras exposiciones mostró obra pictórica y gráfica. En un inicio para su obra escultórica empleó exclusivamente barro, después trabajó sus obras en bronce y en los últimos años ha ido más allá de los métodos tradicionales en la escultura, al emplear resina de poliéster mezclada con materiales orgánicos, como tabaco, tierra, semillas de amaranto, pétalos de rosas o fibras de carne seca, sumando en una misma obra, lo industrial y artificial del plástico, en contraste con lo orgánico, natural y hasta sutil de los otros materiales. En sus esculturas en bronce utiliza una técnica llamada Bronce a la Cera Perdida. Este proceso sirve para obtener figuras de metal por medio de un molde elaborado a partir de un prototipo moldeado en cera; actualmente existen materiales que pueden sustituir a la cera como lo son la parafina, la gelatina, el látex o la silicona. Este modelo es recubierto de una capa gruesa de material blando que se solidifica; ya endurecido, se mete en un horno para que se derrita la cera por unos orificios hechos para ello. Posteriormente se inyecta el metal fundido, que adopta la forma exacta del modelo. La pieza se extrae rompiendo el molde y finalmente se le dan los acabados. En su trabajo creativo, Javier Marín se encuentra en una exploración constante de interacciones humanas y en la búsqueda de una sensación de equilibrio, tanto en forma como en concepto. Si estás interesado en conocer con más detalles la obra de este artista, visita su Web