Karl Briullov, Un Académico de San Petersburgo

Karl Briullov, Un Académico de San Petersburgo


Karl Pávlovich Briullov es un pintor nacido el 12 de diciembre de1799, en San Petersburgo, Rusia. Llamado Carlo Brulleau hasta 1822, fue considerado como la figura clave en la transición del neoclasicismo ruso al romanticismo. Nació en el seno de una familia de origen francés. Pese a haber estudiado en la Academia Imperial de las Artes (1809 – 1821), Briullov nunca acogió completamente el estilo clásico enseñado por sus mentores, y promovido por su hermano, Aleksándr Briullov. Después de reconocerse a sí mismo como una figura prometedora y finalizar su educación, dejó Rusia y partió hacia Roma, donde trabajó hasta 1835 como retratista y pintor costumbrista. No obstante, solo conocería la fama cuando comenzó a realizar cuadros históricos. Su trabajo más conocido, El último día de Pompeya (1830 – 1833), es una vasta composición comparada por Pushkin y Gogol con los mejores trabajos de Rubensy Van Dyck. Esto creó sensación en Italia y estableció a Briullov como uno de los mejores pintores europeos de su tiempo. Después de completar su trabajo, regresó triunfalmente a la capital rusa, donde hizo muchos amigos entre la aristocracia y la elite intelectual, además obtuvo un alto puesto en la Academia Imperial de las Artes. Mientras enseñaba en la academia (1836–48) desarrolló un estilo de retrato que combinaba proporcionalmente, la simplicidad neoclásica con una tendencia romántica, y su afición por el realismo era satisfecha con un intrigante nivel de penetración psicológica. Mientras Briullov trabajaba en la cúpula de la catedral de San Isaac, su salud se deterioró de forma abrupta. Siguiendo el consejo de su médico, se trasladó a Madeira en 1849, permaneció los últimos tres años de su vida en Italia. Murió en Roma el 11 de junio de 1852 y fue enterrado en el Cimitero acattolico.