Ir al contenido principal

Wolfgang Amadeus Mozart, Réquiem


La Misa de Réquiem en re menor, K. 626, es una obra de Wolfgang Amadeus Mozart basada en los textos latinos para el acto litúrgico católico ofrecido en las defunciones, se trata de su decimonovena y última misa. Mozart murió antes de terminarla, en 1791. En junio de 1791, Mozart ofreció en Viena uno de sus últimos conciertos públicos; tocó el Concierto para piano n.º 27 (KV 595). Su último hijo, Franz Xaver Wolfgang, nació el 26 de julio.Pocos días antes se presentó en su casa un desconocido, vestido de gris, que rehusó identificarse y que encargó a Mozart la composición de un réquiem. Le dio un adelanto y quedaron en que regresaría en un mes. Pero el compositor fue llamado desde Praga para escribir la ópera La clemencia de Tito, para festejar la coronación de Leopoldo II. Cuando subía con su esposa al carruaje que los llevaría a esa ciudad, el desconocido se presentó otra vez, preguntando por su encargo. Esto sobrecogió al compositor.Más tarde se supo que aquel sombrío personaje (al parecer, llamado Franz Anton Leitgeb) era un enviado del conde Franz von Walsegg, músico aficionado y cuya esposa había fallecido.




El viudo deseaba que Mozart compusiese la misa de réquiem para los funerales de su mujer, pero quería hacer creer a los demás que la obra era suya y por eso permanecía en el anonimato. Según la leyenda, Mozart, obsesionado con la idea de la muerte, desde la de su padre, debilitado por la fatiga y la enfermedad, muy sensible a lo sobrenatural por su vinculación con la francmasonería e impresionado por el aspecto del enviado, terminó por creer que éste era un mensajero del Destino y que el réquiem que iba a componer sería para su propio funeral.Mozart, al morir, consiguió terminar tan solo tres secciones con el coro y órgano completo: Introitus, Kyrie y Dies Irae.



Del resto de la Secuencia dejó las partes instrumentales, el coro, voces solistas y el cifrado del bajo y órgano incompletos, además de anotaciones para su discípulo Franz Xaver Süssmayr. También había indicaciones instrumentales y corales en el Domine Jesu y en el Agnus Dei. No había dejado nada escrito para el Sanctus ni el Communio. Aunque en un principio Constanze pidió al músico de la Corte Joseph Leopold Eyblerque terminase el Réquiem, fue su discípulo Süssmayer quien lo acabó (siguiendo las directrices de Mozart), completando las partes faltantes de la instrumentación, agregando música en donde faltaba y componiendo íntegramente el Sanctus. Para el Communio, simplemente utilizó los temas del Introito y el Kyrie, a manera de reexposición, para darle cierta coherencia a la obra. 



Una de las principales influencias de esta obra puede hallarse en el Réquiem de Michael Haydn compuesto en el año 1771 para la muerte del arzobispo de Salzburgo S. C. Schrattenbach.Aunque al parecer se tocaron extractos del Réquiem en una misa en memoria de Mozart celebrada el 10 de diciembre de 1791, el estreno de la obra completa se produjo en Viena el 2 de enero de 1793 en un concierto en beneficio de la viuda del músico austríaco (Constanze Weber). Fue interpretado de nuevo el 14 de diciembre de 1793, durante la misa que conmemoraba la muerte de la esposa del conde Walsegg, y bajo la dirección del propio conde.Después de esta interpretación, el conde Walsseg realizó una reducción para quinteto de cuerda, pero la obra no volvió a interpretarse bajo su patrocinio.

Entradas populares de este blog

Craig Hone, Perfectos Animales Tallados en Madera de Nogal

Craig Hone es un escultor nacido en 1974 y con una trayectoria erigida en un trabajo consumado, tanto en madera como bronce. Toda su inspiración nace de la naturaleza que crece sobre las montañas del centro de Utah. Nacido en el seno de una familia de talladores, durante quince años ha manifestado un implacable estudio basado en las grandes obras de arte creadas a lo largo de la historia. De esta manera, centró todos sus esfuerzos en desarrollar su técnica a través del estudio de esas obras de antaño y la anatomía animal. Actualmente y a pesar de realizar esculturas extremadamentes detallistas, es reconocido por un estilo puramente impresionista. También, junto a su padre, Keith Hone, de 73 años, realiza seminarios de talla y escultura en madera. Durante los últimos 10 años, han enseñado alrededor de mil clases en su estudio, y hasy que adicionarle unos tres mil más, ya que ha viajado por todo los Estados Unidos y Canadá.

Giuseppe Rumerio, Escultor por Naturaleza

Giuseppe Rumerio es sin dudas, uno de los escultores más importantes del mundo respecto al tallado de animales en madera. Escondido en un tranquilo rincón de Ortisei, Italia, el estudio (y también residencia de la excelente exposición Unika) de Giuseppe es un santuario dedicado a su arte y fascinación con la naturaleza. Mientras que, siendo más conocido por sus esculturas de animales, Giuseppe también cuenta con un catálogo impresionante de tallas sagradas y estudios de mujeres (incluida la bella supermodelo Naomi Campbell) junto a una amplia gama de trabajos igualmente interesantes. 
Como la talla en la región de Val Gardena, es una tradición de 300 años de antigüedad, desde que se mudó allí desde la frontera suiza, a la edad de cinco años, Giuseppe ha sido constantemente entusiasmado por la obra inigualable que se talla en los Alpes Italianos. Comenzó a tallar a la edad de 14 años cuando se convirtió en un aprendiz de escultor. Ahora con 59 años, es un maestro cuyas obras poseen la m…

Mafalda, La Colección (Descarga)