Tokuhiro Kawai, La Unión Definitiva del Humano y los Animales

Tokuhiro Kawai, La Unión Definitiva del Humano y los Animales


Tokuhiro Kawai es un pintor nacido en la ciudad de Tokyo, Japón en el año 1971. En 1995 recibe su licenciatura en Bellas Artes, de la Universidad Nacional de Bellas Artes y Música de Tokio. Dos años después en dicha universidad obtiene su Maestría en Bellas Artes. Kawai a lo largo de su carrera ha llegado a la expresión de la realidad, mediante una técnica de pintura al óleo tradicional. Sus pinturas pueden incluir elegancia romanticismo, extremada belleza, simbolismo y un toque de misterio. Durante los últimos años, se ha inspirado a través de las Fábulas de Esopo y los cuentos de hadas de Anderson.

Respecto a su obra:

"Mis padres son cristianos y toda mi infancia practique catecismo, por lo que he ganado algo de familiaridad con la cultura occidental, y como resultado, soy un apasionado de la pintura del Renacimiento y opté por estudiar pintura al óleo después de ver "Retrato de Giovanni Arnolfini y su Esposa" de Van Eyck. La pintura occidental me interesaba no tanto por los personajes, sino por la manera de contar una historia sobre la superficie plana del lienzo. Las obras parecen tomas instantáneas tomadas de la Biblia o de historias mitológicas, pero los personajes a menudo no hacen los movimientos relacionados con la narrativa, que están allí sólo para enfatizar el estudio del cuerpo realizada por el artista. Además, me han influido mucho todos esos trucos utilizados por los autores para plasmar en el lienzo el flujo de la narración"

Respecto a los animales:

"Siempre he estado fascinado por la relación que se crea entre algunas especies, donde una obtiene los beneficios en la otra, como sucede entre los áfidos y hormigas, o entre las anémonas de mar y cangrejos ermitaños. Los animales se dividen en "depredadores" y "presas", pero cuando sucede que dos de las características de las otras especies que necesitan para sobrevivir, se puede construir una relación de colaboración. En un sentido, esto también es el caso del hombre con muchos animales. Creo que es difícil cooperar sin que ninguna de las partes reciba algo a cambio, así que me gustaría representar un mundo en que los seres humanos y los animales cooperen, sobre todo cuando se trata de animales que no suelen tener que ver con el hombre"

"Las mascotas son interesantes porque conviven con los humanos en la vida real, pero en mis pinturas trato de hacer que se comporten como seres humanos mismos, porque las considero como criaturas. Sus comportamientos son siempre individuales. Por lo general, mi proceso creativo implica una selección de animales (y humanos) que siguen el tema de la obra, y luego decidir un rol en el que mejor pueda expresar su individualidad, y al final me dejan jugar con su parte"

A pesar de poseer un talento magistral a la hora de retratar animales (especialmente gatos), Kawai ya no posee gatos en su casa ya que prefiere que sean un tema principal en sus pinturas y no en su vida cotidiana.