La Liebre de Durero vuelve a exponerse en Viena

La Liebre de Durero vuelve a exponerse en Viena



Sobre el Museo Albertina de Viena brilla una luz sobre su origen y fundación: "Entre Durero y Napoleón" es la nueva exposición de enormes proporciones. Siendo la primera vez en el año con "Young Hare" de Alberto Durero, el "emblema" de la casa, de nuevo a la vista del público después de estar guardada durante 10 años en los depósitos del Museo del Prado. Con esta muestra se puede apreciar el contexto histórico del arte tanto en las obras individuales, como en el paso del tiempo.

La última vez que se expuso este dibujo fue en 2005 en el Museo del Prado, en Madrid, en el marco de la exposición "Durero. Obras maestras del Albertina". "Nada más volver a Viena se fue directo al sótano", explicó Verena Dahlitz, jefa de prensa del museo vienés. Se refería a la cámara oscura donde el cuadro, pintado en 1502, ha estado a resguardo, a temperatura y humedad constante, todos estos años para evitar su deterioro. Durante el tiempo que esté expuesto ahora, la luz en la sala no superará los 50 "lux", el equivalente a la iluminación ambiente de un salón familiar. Más allá de la posibilidad de contemplar la pieza de este maestro universal, la exposición es un homenaje al fundador del Albertina, el príncipe Alberto de Sajonia-Teschen (1738 -1822)



Centrados en la historia del establecimiento, el director del museo, Klaus Albrecht Schröder comenta: "Estamos preocupados con la colección y cómo llegamos perfilar la idea básica en la presentación. Para el pueblo de Viena la historia de fundación del Albertina es una historia de vida"

Y así, el espectáculo comenzará con la infancia del príncipe alemán de la Casa de Wettin, Alberto de Sajonia-Teschen y su posterior esposa María Cristina de Habsburgo-Lorena, la hija predilecta de María Teresa de Austria. Esto último pone de enfoque el concepto de espectáculo más que de costumbre

Lo más destacado del evento es la exposición de 1.000 grabados que el príncipe atesoraba desde 1776 siendo el principio de su colección, que había crecido a unos 14.000 dibujos y 200.000 impresiones al momento de su muerte. Y así esos tesoros con su tamaño actual, son el epicentro de esta magnífica muestra que oscila entre obras como: "Young Hare" o "Praying Hands" de Durero a "Big Fish Eat Little Fish" de Brueghel, junto a las magníficas túnicas de la Orden de Leopoldo I de Bélgica.

Lamentablemente algunos ejemplares escritos sólo se representan en términos generales porque 25.000 volúmenes de la biblioteca Imperial fueron dispersados en todas las direcciones del continente europeo por los herederos, después de la caída de la monarquía. "Esto es, personalmente, la mayor pérdida", lamentó Schroeder. De todas maneras, el Albertina muestra uno de los tantos tapices y algunos muebles originales sobrevivientes a la Primera Guerra Mundial. 

Para los afortunados que puedan llegar a ver "Entre Durero y Napoleón. El establecimiento de la Albertina", les comentamos que estará desde 14 de marzo al 29 de Junio todos los días de 10 a 18 hs, salvo los miércoles de 10 a 21 hs. En el museo Albertina, sobre la calle Albertina Platz 1, 1010 Viena.